Home / Columnas / Descifrando Japón / Las miradas zoológico de los japoneses a los extranjeros
Mirada de Zoológico
Foto: gwaar

Las miradas zoológico de los japoneses a los extranjeros

(Madrid, 26 de septiembre. Yakuza Webzine).- Si has vivido en Japón, seguramente te sientas identificado como el receptor de las miradas de zoológico, y si no, aquí te explico qué son.

Ay Japón, ese país que amo con sus virtudes y sus defectos. Y digo bien, “sus virtudes” y sobre todo “sus defectos” porque en mi no hay una persona incapaz de apreciar los últimos como la mayoría de fans de Japón. Más bien, como especialista en Japón titulada, me paso la vida analizando Japón y a los japoneses (con los cuales trabajo 8 horas a diario, por cierto).

Y hablando de defectos, os contaré éste que a mi modo de ver, puede ser un defecto gracioso, hasta que se convierte en MUY molesto.

Las miradas de los Japoneses a Extranjeros y su historia:

Éstas son mejor definidas como: Japoneses mirando extranjeros como si fuesen pandas en el Zoo. Los que no habéis vivido en Japón quizá me llaméis exagerada, pero no es así. Y tiene su explicación.

Como ya sabréis, Japón es un país que ha estado mucho tiempo cerrado al extranjero. La historia reciente de apertura con occidente es eso, reciente, y hasta que eso no sucedió y se abrió la frontera de golpe (tras la segunda guerra mundial), el contacto del japonés con el extranjero había sido escaso y muchas veces turbulento.

Tampoco ayuda el hecho de que no mucha gente quería ir a Japón antaño. El japonés era en sí una barrera, y la cultura totalmente distinta no invitaba a que la gente pudiese irse a Japón a vivir. Quizá si iban era por turismo y poco más.

No obstante, con la apertura de Japón y con los planes de promoción del país, cada vez hay más extranjeros haciendo turismo y viviendo en las grandes ciudades, con lo que ya hay algo de mezcla. Sin embargo, los extranjeros seguimos siendo algo raro, interesante y -por qué no- peligroso.

Cómo comienzas a darte cuenta de las miradas de zoológico

Pongamos un ejemplo.

Estás en el metro de Tokyo un día cualquiera, te sientas porque encontraste el típico sitio libre y empiezas a mirar a tu alrededor. Te percatas de que hay una señora delante de ti con un niño pequeño que te mira con la boca abierta insistentemente. La señora te observa pero tratando de que no se note. Cuando ella se percata de que el niño sigue con la boca abierta mirándote le murmura al pequeño que deje de hacerlo, que no es educado. El niño obedecerá, hasta que dos segundos más tarde se le olvide la instrucción y vuelva a escudriñar tu cara, y su madre, también.

Esta situación te pasará bastante a menudo, sobre todo si eres rubio, o tienes los ojos grandes, o la nariz grande, o eres muy alto, o llevas el pelo a la occidental… o básicamente luces muy poco o nada japonés.

Al principio te lo tomarás con humor, o lo pasarás por alto… Pero con el paso de los meses, no sólo te ocurrirá eso en el metro, sino que te irás dando cuenta de las sucesivas miradas escudriñadoras de gente. Y demás situaciones que comenzarán a hacerse en ocasiones algo molestas.

Cuando las miradas se transforman en huidas

Esto es el segundo nivel de extranjero=panda en el zoo que está en mi misma habitación sin control. Os pongo otro ejemplo real (y digo real porque todos los he vivido).

Estás en la Universidad con 7 extranjeros más, entrando a clase de Política y Economía Japonesas. Aún no ha llegado nadie más que vosotros, y os encontráis charlando (en inglés), sobre cualquier cosa cuando los japoneses aparecen cual Pokémon salvaje.

Sin hacerles mucho caso, los véis ponerse en el alfiz de la puerta y mirar hacia dentro asustados.

Os quedáis callados expectantes pensando que os van a preguntar algo. Pero en su defecto echan a correr (literalmente) gritando (también literalmente): “Gaijin daaaaaaa” (son extranjeros).

Sin salir de vuestro asombro (y sin saber si reír o qué), véis como otros más intelectuales se acercan y sin entrar murmuran “no sabía que la clase iba a tener extranjeros… qué miedo…” “creo que voy a cambiar de asignatura…” “yo también, creía que la clase sería en inglés, pero no sabía que era por ellos”…

He de decir que yo nunca me lo tomé a mal, porque sé que un japonés (así esté acostumbrado a ver extranjeros) cuando te mira piensa:

-¿Qué voy a hacer? ¡No sé hablar inglés!
-¿Y si me habla y no sé qué contestarle?
-¿Y si me saluda besándome como hacen los extranjeros?
-¿Cómo me hablará?
-¿Qué hará?
-¿Cómo se moverá?

En general los japoneses no saben cómo van a actuar los extranjeros y suelen tener miedo de su capacidad para solucionar cualquier situación que pueda venir dada con su presencia.

Cuando las miradas y acciones se transforman en japoneses espiándote

También se me dio esta situación, que siempre recordaré porque fue una de las primeras que tuve antes de saber de la asociación: Extranjero = Animal del Zoo en libertad.

Yo sentada en el sofá mi guest house (casa de huéspedes en Japón donde convives con otros extranjeros), cenando frente a la televisión. Una compañera filipina haciéndose la comida, mientras un guatemalteco y un británico comentan algo que apareció en el periódico y el alemán anda calentándose en el micro una tostada. De repente, escucho un ruido fuera que me da que pensar que pudiese ser un ladrón o una persona non grata escondiéndose en nuestra terraza.

Salgo, y veo que nuestros vecinos de la casa de enfrente, se van huyendo (literalmente) hacia su jardín (que estaba al lado).

Vuelvo a entrar en el salón y con cara de trauma menciono esto a mis compañeros. El guatemalteco y el británico me sonríen diciendo: “Lo hacen todos los meses, cuando quieren vernos comer o interactuar”.

Cuando sorprendida les pregunto si están de coña me dicen que no, que me acostumbre y que me fije en las sucesivas semanas.

Y era verdad… fue entonces cuando me empecé a dar cuenta de que a mi alrededor había japoneses que me trataban como si fuese un extraterrestre venido de otro planeta. Y empecé a entender por qué había profesores en la Universidad que me preguntaban cosas tan locas como:

“¿Tu país tiene árboles?” (no, no exagero, mi profesor de cultura japonesa me llegó a preguntar esto en clase).
“¿Coméis arroz también vosotros?”
“¿Qué se hace en tu país en el tiempo libre?”
“Anda, ¿de verdad os gusta la música como a nosotros (los japoneses)?”

Cuando te das cuenta de que en Japón no están tan educados sobre el extranjero

Debí de ser una de las pocas personas que cuando fue a Japón por primera vez, sabía que el inglés lo iba a poder usar sólo en la Universidad.

Yo sabía de la mayoritaria incapacidad japonesa de comunicarse en algo que no fuese japonés. Sin embargo, lo que no vi venir fue el escaso o nulo conocimiento del japonés sobre el extranjero.

Quizá fue porque me había relacionado hasta el momento siempre con japoneses que vivían en el extranjero, o habían vivido, o habían tratado con muchos y ya estaban acostumbrados. Y claro, uno da por supuesto que si un número de japoneses te tratan de una manera, más o menos todos te tratarán igual o sabrán lo mismo que éstos, y no es así.

En Japón hay dos tipos de japoneses:

  • Los que no tienen ni idea del extranjero (y además no les interesa lo más mínimo)
  • Los que saben y tienen interés (normalmente porque han viajado al exterior o piensan hacerlo y se han informado).

Si bien es cierto que en clase de historia ven un poco de historia global, también es verdad que lo ven como algo lejano. Una japonesa me confesó que de hecho, para ellos estudiar historia occidental era como quién ve una película de Star Wars.

Por supuesto hay gente y gente, pero, según ella, esa era la tónica habitual.

Si bien es cierto que actualmente (y gracias a la presencia extranjera), los japoneses son más abiertos y están más educados, la generación nacida entre los 80-90-00 todavía es bastante inculta al respecto, aunque son mucho más cultos que los nacidos anteriormente.

¿Qué hacer ante esta clase de comportamientos/miradas?

Lo mejor, actuar con normalidad. Tened siempre en cuenta que los japoneses no tienen la culpa de no saber o no estar acostumbrados al trato con el extranjero, y en la medida de lo posible, tratad de ilustrarles al respecto.

Con el tiempo, se acostumbrarán, y quizá echemos de menos estas anécdotas.
Comentarios/experiencias, dejadlas en los comentarios y en el foro 🙂

Foto: Gwaar

Comments

comments

Acerca de Maho C

Licenciada en Estudios de Asia Oriental por la Universidad de Salamanca, y experta en Japonología certificado por la Universidad de Kokugakuin en Tokyo. TCP, traductora, productora audiovisual, experta en relaciones internacionales y comercio exterior.

Un comentario

  1. Hooo, nunca he estado en Japon, pero creo en todo lo que dices, no es la primera vez que escucho cosas asi

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Este sitio web usa cookies. Para una mejor experiencia de navegación , por favor autorice su uso y este mensaje se removerá Más información

La configuración de cookies de este sitio web está fijada para "aceptar cookies" para darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa usando esta web sin cambiar su configuración de cookies o si hace click en "Acepto" debajo, está dando su autorización para esto.

Close