Home / Literatura / Fanfiction / ¿El fanfiction es rentable, o es una amenaza para los autores originales?

¿El fanfiction es rentable, o es una amenaza para los autores originales?

(Madrid, 22 de agosto, Yakuza Webzine).- El fanfiction ha estado presente en la vida de los fanáticos desde que existen cosas qué admirar; pero recientemente la ola de autores que se originaron en el fanfiction va en crecimiento. Ahora, explicaré las razones por las cuales el fanfiction puede ser rentable tanto para el autor original como para los fanáticos, y por qué los autores suelen tenerle tanto miedo.

El universo del fanfiction es vasto, hay uno para cada gusto y cada persona. Cada cabeza es un mundo, y si tienes un deseo particular que el autor de una saga que te gusta no está cumpliendo, la manera más fácil de verlo hecho realidad es buscar los trabajos hechos por fans.

Sin embargo, la idea detrás de un fanfiction es hacerlo sin fines de lucro, sin deseos de ganarle nada más que la satisfacción de que alguien lea tu trabajo y comparta el amor que sientes por una serie de televisión, animé, libro, o videojuego. Pero, ¿qué pasa en esta época donde varios autores famosos tuvieron su primer toque con la fama… escribiendo fanfics? Para ver quiénes son, pueden hacer click aquí.

Últimamente, los autores que comenzaron siendo simples fanáticos de una saga, y decidieron darle un giro propio a la historia van en aumento. Sin duda eso genera una gran incógnita: ¿Acaso el fanfiction se está volviendo rentable?

¡Escribir es difícil!

Empecemos por donde se debe: el fanfiction, según la ley, es una violación al derecho de autor y no se debe promover ningún tipo de ganancia monetaria del mismo, puesto que se puede esperar cualquier repercusión legal de ser así. Básicamente, estos autores utilizarían las ideas de los demás para ganar ellos, pero… ¿en realidad todo termina ahí?

No. Lo curioso empieza cuando, por ejemplo, el fanfic gana tanta rotación que un ilustrador recrea una escena del fanfic en algo visualmente atractivo. ¿Qué pasa después? Pues el fanfic gana más visitas. ¿Pero quién más gana visitas? El material de origen.

Aunque sea difícil de creer para los autores, el fanfiction genera curiosidad en el material de origen, y esto no es un caso aislado, es algo que pasa la mayoría del tiempo. Pongo mi ejemplo personal: siendo fanática de Glee por cinco/seis años, me sumergí de lleno en el universo del fanart y el fanfiction por la duración de mi amor por la serie, y, a pesar de que la serie se volvía cada vez peor, yo la seguía viendo, solo porque estaba demasiado invertida en una pareja como para abandonarles a mitad de camino. Sí, el fanfiction me daba mucho más desarrollo de personajes que la misma serie, pero a su vez, quería ver cómo los escritores originales, – quienes, por supuesto, le dieron vida a estos personajes que tanto quería – trataban de cerrar cabos.

E.L. James se benefició de decir que su historia era un fanfiction de Crepúsculo.

Poniendo el caso más polémico que hemos tocado en la página centenares de veces como ejemplo, hablaremos de 50 Sombras de Grey. ¿Qué opinan de esto? Stephenie Meyer, en vez de negar la existencia de 50 Sombras, lo publicita como algo derivado de su serie. ¿No creen que indudablemente, hubiese ganado una mayor fanaticada solo por la curiosidad? Claro, como he dicho antes, Meyer tiene muchas razones personales para negar a 50 Sombras e ignorar su existencia, pero piensen solamente en la cantidad de dinero que las dos sagas hubiesen ganado de haber sido relacionadas de alguna manera. Es algo abrumador, ¿no lo creen?

Si las leyes de copyright no fuesen tan duras, y Meyer compartiera el derecho de publicar sobre su universo a sus fans, la atención  no se repartiría de la saga Crepúsculo. Siempre se mantendría esa saga como punto de partida, y Meyer no perdería a fans en potencia.

La pesadilla de los autores

El problema comienza cuando los autores se sienten amenazados por sus fanáticos. El pensamiento colectivo de los creadores del contenido original es un poco confuso, pero supongo que la idea es esta: Deben cerrarle las puertas a los fanáticos porque si no, los fans solo comprarían las cosas hechas por fans, en vez de su mercancía original. Bien, en teoría, suena coherente, pero en realidad es difícil dar un ejemplo palpable de algo así. Veamos, ¿se imaginan a un fan de Harry Potter diciendo “vaya, este fanfic de Harry Potter es fantástico, creo que no me hace falta leer la precuela que escribió J.K. Rowling después de todo…”? Suena bastante ridículo. ¿No les parece? Personas que piensen eso simplemente no existen en la vida real.

El fanart (cortesía de Naurcalad) también sería rentable en sitios web donde se vende mercancía personalizada, si las leyes de Copyright fueran menos estrictas en algunos casos.

Sin embargo, no es solamente esta la razón por la cual los autores le temen a que los trabajos de fans se vuelvan populares. También les da miedo que esos trabajos salgan junto a su historia original en los buscadores de, por ejemplo, Amazon. Pero esto también es bastante incoherente. ¿Quién sería capaz de confundir la obra original de George R. R. Martin con un fanfic escrito por alguien más? Creo que antes de hacer cualquier compra, las personas investigan, incluso las menos conocedoras de la tecnología. Nadie leería ese fanfic y luego iría a Goodreads a darle un rating de 1 estrella a Canción de Hielo y Fuego porque Jon Snow y Tyrion Lannister no terminaron juntos en el primer libro. Esas repercusiones imaginarias son tan absurdas, que ni ellos mismos deben creérselas.

¿Qué se puede hacer?

Luego de un poco de investigación descubrí algo bastante curioso y sorprendente. La cadena Warner ha permitido la venta en Amazon Kindle Worlds de fanfiction de series como Pretty Little Liars, Vampire Diaries y Gossip Girl. Esto es solo el comienzo, porque aunque no puedas usar tu contenido 100% sacado de, por ejemplo, Harry Potter, si le haces algunos cambios también puedes publicar tu historia en casas como Interlude Press, donde más de un autor de fanfic (que originalmente eran de Glee) cambió algunos detalles de sus historias aquí y allá, para no tener que caer por copyright, y ta-dá. Ahora sus libros están a la venta en formato digital y físico.

No obstante, la solución no es esta. La solución está en la licencia ShareAlike, de la cual les explicaré un poco.

Con ShareAlike, el autor y el fanático tienen el derecho de compartir ideas de forma mutua. Esto asegura específicamente que no haya ningún tipo de repercusión legal incluso si existen las similitudes. Además, se debe citar todo el trabajo, dando crédito donde se debe y si se hace alguna adaptación del trabajo original, este se distribuye bajo la licencia original. Es decir, que es un ganar-ganar tanto para quien escribe el fanfic como para el autor del material de origen, porque la licencia es la misma.

Dead Fantasy, un corto de animación hecho por fans de la saga de Final Fantasy y Dead or Alive, demuestra que los fanáticos pueden crear contenido de calidad.

¿Qué autor no sueña con ver su historia convertida en videojuego, saga de libros, película, etc? Bien, los fanáticos hacen esto. De gratis. Hacen producciones de bajo presupuesto, sí. ¿Pero qué pasa si se le agrega el incentivo del dinero? Se harían producciones mucho más elaboradas y de mejor calidad, que incentivarían a más personas a descubrir el material original.

Además, lo ideal sería que luego de generar una entrada constante y grande basándote en el trabajo de alguien más, le pagaras los derechos de autor a ese alguien, y así nadie sale perdiendo tampoco.

¿Cuáles serían las reglas?

Para finalizar, las reglas serían algo así:

  1. ShareAlike: Cada idea se comparte entre el creador original y el fanático, que quiere usar esa idea. Esto evita los problemas legales.
  2. Requerir que los fanáticos que creen contenido siempre le den crédito al autor original, porque esto lleva a los nuevos interesados al material de origen y así se ayuda al autor a compartir la prosperidad que le ha otorgado ese fanático en cuestión.
  3. Los fans deben marcar sus productos como trabajos hechos por fans bajo la identificación correspondiente, sea Fanart o Fanfiction, para evitar confusiones y proteger la reputación del autor original.
  4. Los fans que ganen más de una cierta cantidad establecida – debe ser grande – deben pagarle al autor del material origen sus regalías del 5%. La idea detrás de que sea grande es evitar que fanáticos que no lleguen a tocar oro con sus trabajos no tengan que cumplir una cuota que al final los perjudique más a ellos.

Creo que es momento de que los autores dejen de tenerles miedo a sus fans, porque claramente se ve, con los ejemplos que hemos mencionado anteriormente en este artículo, que el fanfiction – y los trabajos hechos por fans en general – vende. Es un negocio rentable y todos pueden ganar de ello, y cada día más empresas se están dando cuenta de esto.

Bien, ¿qué opinan ustedes? ¿Creen que el fanfiction puede convertirse en algo rentable o es mejor que se quede en la parte más oscura del internet? ¡No olviden dejar sus comentarios más abajo!

Comments

comments

Acerca de VickyFleitas

Venezolana de 26 años licenciada en Idiomas Modernos, especialista en traducción audiovisual. Amante de la música, los libros, las series de televisión, el animé y el manga. Fangirl profesional. Mi cabeza es un desastre bilingüe lleno de letras de canciones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: