Home / Destacadas / Arifureta: Una Premisa trillada con un enfoque distinto
Arifureta

Arifureta: Una Premisa trillada con un enfoque distinto

(Lechería, 19 de febrero. Yakuza Webzine).- Admito que empecé a leer Arifureta pensando que sería una serie más del montón; sin embargo, he sido gratamente sorprendido con lo que he visto.

Arifureta Shokugyou de Sekai Saikyou, o Arifureta como se le conoce en muchas partes tiene una premisa que se ha visto muchas veces; sobretodo si nos enfocamos en los años recientes.

Una clase entera es transportada mágicamente desde Japón a un mundo místico que “casualmente” es medieval. Además, todos los estudiantes reciben poderes especiales; pero uno de ellos queda con un nivel tan bajo que sus compañeros le dan el apodo de “incompetente”.

¿Les suena conocido? “The Asterisk War”, “Rakudai Kishi no Cavalry”, “Gate”, “Overlord”, “HxH” y “DxD”, son sólo algunos ejemplos de series con premisas similares. Adicionalmente, desde hace algún tiempo las novelas ligeras han acuñado un arquetipo de protagonista bien particular.

Nota Arifureta Review 03

Me refiero al famoso “otaku virgen”. Un chico que sin ninguna razón atrae a muchas mujeres, pero no termina teniendo nada ni haciendo nada con ninguna. En resumen, la serie termina con el espantoso modelo de serie harem japonesa. Esto se veía en muchos anime y manga; y eventualmente permeó a las novelas ligeras.

Y como las novelas ligeras en los últimos años se han vuelto una fuente importante para animes; entonces, este arquetipo de protagonista se ha masificado en las series que vemos cada temporada.

¿Por qué explico todo eso? Simple, cuando conocí de esta serie y vi su premisa de inmediato sentí recelos. Pensé que se iba a tratar de otra serie más del estilo de las “HxH” o las “DxD”; sin embargo, en muchos foros se hablaba muy bien de la serie y eventualmente decidí darle una oportunidad.

Y me alegro mucho de haberlo hecho. Ryou Hakumai ha sido capaz de tomar una premisa trillada y darle frescura; pero incluso más allá de eso, tuvo el atrevimiento de romper esquemas sin renunciar del todo al estilo de ese tipo de novelas.

¿A qué me refiero con lo anterior? La serie conserva muchas de las características de las series harem japonesas; es decir, el protagonista tiene a un grupo de mujeres alrededor que le aman, y ese grupo crece a bases regulares (aunque no es excesivo como en otras series)

¿La diferencia fundamental? Pues que el chico está enamorado de una de ellas y por eso no hace nada con las otras. Ya sé, muchos acá dirán, “Muchas series harem tienen eso como excusa para justificar que el protagonista huya de su harem”; y eso es completamente cierto. No obstante, en esos casos, el protagonista TAMPOCO hace nada con la chica que ama; ya sea porque ella es la única que mágicamente no le corresponde o, en el caso de que se hagan pareja, porque todas las demás se lo impiden.

Nota Arifureta Review 02

En Arifureta, el chico desde el vamos se establece como pareja con la chica que ama y ese establecimiento es total; es decir, la hace su mujer en todos los sentidos. Incluso, cuando tiene a todas las chicas alrededor, siempre los dos buscan sus momentos para tener intimidad. Eso en sí mismo representa un cambio de enfoque y un riesgo.

Un cambio de enfoque porque se sale de la estructura de las series harem japonesas. Al parecer, en algún momento alguien decidió que el atractivo de esas series era que el prota nunca llegara a nada con ninguna salvo en el epílogo. Y no, no cuento series basadas en novelas visuales o hentai donde el prota sí termina teniendo algo con todas, porque esos géneros están en otra categoría.

No obstante, imagino que poco a poco se empieza a ver desgaste en ese modelo, porque algunas novelas ligeras han empezado a hacer ajustes. He visto caso donde tras varios volúmenes, empiezan a poner al protagonista haciendo algunas prácticas sexuales con chicas de su harem; pero sin llegar a la intimidad completa.

Incluso, algunas de esas novelas ligeras finalmente han mostrado intimidad (tras más de una decena de tomos); pero es inevitable pensar que esos movimientos son simplemente formas desesperadas de mantener interesados a unos lectores que poco a poco ya no se conforman con migajas.

Es más, si analizamos un poco veremos que el riesgo corrido por Ryou Hakumai fue controlado; después de todo, la heroína principal es una loli (usando el viejo truco de la loli vampiro para que sea legal estar con ella porque la chica tiene cientos de años); mientras que el resto de las heroínas representan clichés populares. La chica con pechos grandes y orejas de conejo, la chica con pechos más grandes que de paso es pervertida, la amiga de la infancia, etc.

Pero igual hubo atrevimiento y es por eso que Arifureta tiene más mérito; esta serie se atrevió a salirse de la camisa de fuerza desde el vamos, ¿que lo hizo de forma medida? Sí, pero los demás ni eso, salvo ahora que se han visto forzados. Además, el autor no sólo se salió del arquetipo clásico del protagonista en lo que se refiere al romance; también lo hizo en lo que se refiere a su comportamiento como “héroe”.

¿Es realmente Hajime un héroe?

Hajime, tras ser estigmatizado como “incompetente”, por algunas circunstancias termina cayendo en un abismo hacia una muerte segura; no obstante, por otras circunstancias sobrevivió y terminó adquiriendo un poder tan enorme que sobrepasó no sólo a sus compañeros, sino a casi todos en ese mundo. No es exagerado decir que se puso al nivel de los dioses de ese mundo.

Nota Arifureta Review 04

Sí, ya me dirán que no es más que otro “Kirito”; un protagonista “overpowered” que tiene pareja rápido y un poco de mujeres detrás. Sin embargo, a diferencia de Kawahara, Hakumai nos muestra el viaje al infierno que tuvo Hajime. De hecho, es tan gráfica la forma en que nos explican su agonía, su dolor y su sufrimiento (físico y mental), no sólo para sobrevivir, sino para ir subiendo de nivel; que es inevitable terminar haciendo empatía con el personaje.

Porque no crean que fue que encontró un ítem que mágicamente le subió todos los “stats”; no, literalmente tuvo que sufrir la agonía de la muerte varias veces para poder ir incrementando sus poderes. E incluso así terminó perdiendo un brazo y un ojo… y créanme que el proceso de perderlos no fue agradable.

Por eso veo mucho más creíble que Hajime tenga tanto poder; porque fui testigo de su progreso y sé que el mismo no fue ni rápido ni suave. Adicionalmente, sí, es verdad que tiene un poder enorme, pero aun así, hay enemigos que están igual o por encima de él así que siempre se mantiene la emoción en los combates importantes (los jefes).

Nota Arifureta Review 01

Además, es agradable verle patear traseros de gente incauta que se cree superior; de hecho, eso me recuerda a los primeros episodios de Rurouni Kenshin (Samurai X) donde Kenshin terminaba callando la boca de incautos engreídos.

Una filosofía controversial

Pero el esquema del arquetipo de “héroe” no se rompe allí; el punto crucial en la ruptura es la filosofía bajo la cual se maneja Hajime. Vivir los horrores que vivió en el abismo le enseñaron unos valores que se asemejan más a una fusión de las filosofías de Makoto Shishio y Hajime Saitou de Rurouni Kenshin; que a la filosofía de los protagonistas de las series actuales del mismo género.

Y lo mejor es que esa forma de pensar siempre se muestra en conflicto con las personas que están a su alrededor; lo cual se potencia cuando él se reencuentra con sus compañeros de clase. Ese choque de ideales me agrada, porque aunque ver al clásico héroe nunca está mal, al haber vivido junto a Hajime su viacrucis, uno termina no sólo entendiendo, sino apoyando su forma de ver la vida.

Nota Arifureta Review 05

Lo curioso y paradójico es que Hajime ha salvado más personas que los llamados “héroes elegidos”; lo que sucede es que el chico sólo ayuda cuando esa ayuda está alineada con sus intereses o cuando considera que es estratégico que alguien (o muchas personas) le deba un favor. Así de simple. “Si ayudarte me beneficia, entonces tendrás mi apoyo; de lo contrario, tus problemas no son los míos”.

Sobre la trama y el resto de sus personajes; Hakumai ha creado una historia entretenida y el desarrollo de cada personajes está bien elaborado. Es verdad que algunos están mejor diseñados que otros; pero en líneas generales todos están bien logrados y son creíbles. Y si nos centramos en el arte, entonces hay que decir que las ilustraciones de Takayaki son de primer nivel.

En resumen, una serie recomendada porque está bien escrita, es entretenida y no tuvo temor de romper los paradigmas de una industria que históricamente es muy renuente a salir de sus fórmulas. Nos vemos en la próxima entrega.

Por Shougo Amakusa (@shougoamakusa)

Comments

comments

Acerca de Shougo Amakusa

Ingeniero de Petróleo, otaku, geek, gamer, futbolista, juez oficial de yugioh, músico y tenista. Lector empedernido y escritor, me gusta ser versátil y hacer de todo un poco

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Este sitio web usa cookies. Para una mejor experiencia de navegación , por favor autorice su uso y este mensaje se removerá Más información

La configuración de cookies de este sitio web está fijada para "aceptar cookies" para darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa usando esta web sin cambiar su configuración de cookies o si hace click en "Acepto" debajo, está dando su autorización para esto.

Close